CÓMO estar al día de los próximos cómos

CÓMO perder la vergeüenza

Alejandra Vallejo-Nágera / 180 asistentes
Alejandra Vallejo-Nágera

 

“Casi todos pensamos que cambiando lo de fuera, se cambia lo de dentro. Es al revés”

 

Contenido de la charla

No mencionamos nunca que sentimos vergüenza. Es una emoción castradora, limitante y aniquiladora, y que nos hace sufrir un montón.

Pero hay que distinguir entre timidez, introversión y vergüenza.

La persona tímida establece una distancia entre los otros, porque se siente extraño. El introvertido está encantado consigo mismo, y no siente la necesidad de la aprobación de los demás. Está feliz con su mundo interno.

Pero la vergüenza es diferente. Se inicia normalmente en el colegio. Algo pasó que nos marcó y nos protegemos de aquél dolor que pasamos de niños.

La vergüenza tiene que ver con el miedo a la opinión de los otros, teniendo reacciones físicas cuando los demás te ponen en ridículo (sudor, ponerte rojo, tartamudear, agitación etc)

Las dolencias en el cuerpo como, Diabetes, colon irritable, hígado y páncreas, tienen que ver con esa situación humillante de la infancia. El vergonzoso no tiene posibilidad de disimular. Su sistema nervioso, lo delatará.

Casi todos creemos que cambiando lo de fuera, se solucionará el episodio de vergüenza. Pero no es así. De hecho es al revés. Se trata de cambiarnos desde dentro.

Nos sentimos culpables por ser defectuosos,  y nos estamos castigando sin parar porque nos sentimos ridículos en nuestra propia vergüenza.

Entonces ¿Cómo perder la vergüenza?

1.- Respeta a los demás. Hay que perder la vergüenza sin ser un sinvergüenza.. No provoques o desafíes a los demás, para salvarte a ti mismo.

2.- Practica con gente inofensiva, siempre que puedas. Ejercita situaciones, escenarios, en los que podrías sentir vergüenza, y acostúmbrate a gestionarlo entre gente cercana.

3.- Busca el contacto visual. Se produce una unión interesantísima. Y es el “Mago” del lenguaje no verbal.

4.-Deja que te hagan los favores. Si aceptas un favor de alguien, conseguirás gustarles más.

5.- Mantén el silencio. Hoy en día hay hambre de que te escuchen. Saber escuchar es más importante de lo que crees.

6.- Muestra tus palmas de las manos. Mantener las palmas y los antebrazos en postura de apertura, hace que el otro piense que eres de los suyos, y que no guardas un arma en su contra. Es una costumbre de gesto ancestral.

7.- Ponte en tu sitio. No siempre eres el más pringado de la tierra. No es verdad.

8.- No tenemos que coincidir con todos. Podemos tener opiniones y actitudes diferentes, no por eso lo demás te quieren menos.

9.- Fíjate en los pies. Los pies dirigen hacia dónde quieres ir, o escapar.

Y, por último, entrena, entrena y entrena. Entonces después de un tiempo entrarás en el terreno del atreverse, que no es más que un músculo al que solo tú puedes ayudar.

Al final, perder la vergüenza, puede ser el logro de tu vida.

 

FOTOS DE LA CHARLA: