CÓMO estar al día de los próximos cómos

CÓMO improvisar para triunfar en el trabajo

Jamming / 180 asistentes
Jamming

 

La improvisación es la madre de la creatividad.

 

Contenido de la charla

Hasta ahora creíamos que la improvisación era mala para el trabajo. Nos tildaba de malos, y de vagos, y de poco previsores por no tener preparado o previsto lo que puede o podría suceder

“Jamming”, un grupo teatral de altos vuelos en improvisación han estado en el Cómo para contarnos lo contrario.

Ponernos en lugar de otros, cambiar escenarios y posibilidades, te abre una horquilla infinita de creatividad en la acción, y nos hace mucho más efectivos y resolutivos, incluso más productivos, diría yo.

En la rutina diaria, constantemente estamos reaccionando ante actos inesperados o no previstos. En cualquier momento del día nos puede surgir un acto inesperado: Alguien se nos cruza mientras conducimos, una persona se nos acerca a decirnos algo, se va la luz en donde estamos, no nos abre la llave de la puerta de casa…

¿Y no pasa lo mismo en el trabajo? ¿Quién de todas las personas no se encuentra con actos inesperados en su día a día laboral? ¿O es que todo está planificado y sabemos lo que va a suceder en cada momento?

Improvisar es reaccionar ante los acontecimientos. Por eso estamos constantemente improvisando tanto en la vida como en el trabajo.

Entonces ¿es malo improvisar en el trabajo, como nos han querido hacer creer? La improvisación no es mala, es una reacción humana y natural.

“Jamming”, este genial grupo teatral, defiende que ¡¡la Improvisación se debe preparar!! Hay que entrenarse para poder llegar a tener una buena improvisación.

¿Cómo podemos entrenar la improvisación?

 “Ante juegos y dinámicas donde los participantes tienen que reaccionar a situaciones inesperadas vamos entrenando a las personas para que sean conscientes de que improvisar tiene mucho de preparación y de capacidad de reacción rápida ante un entorno inesperado”

Cuando nos levantamos cada día para ir a trabajar solemos planificar nuestro día, pero no sabemos lo que nos vamos a encontrar cuando empiece la jornada laboral, por eso debemos estar preparados para cualquier acontecimiento.

Es por ello que entrenar la improvisación es dar permiso a nuestro lado creativo para poder afrontar cualquier cosa que nos venga.

Desde la aceptación, aunque sea inesperado o adverso, para poder ofrecer una alternativa, una solución, algo que anteriormente hemos podido aprender y practicar en otras situaciones.

Y si es la primera vez y reaccionamos con algo nuevo, formara parte del aprendizaje  para próximas ocasiones.

Las experiencias en las que improvisamos, no solo son divertidas, sino que se pueden multiplicar hasta el infinito, de ahí su genialidad.

 

 

 

FOTOS DE LA CHARLA: