CÓMO estar al día de los próximos cómos

CÓMO darte permiso

Teresa Viejo / 180 asistentes
Teresa Viejo

 

“He tenido que pasar una vida para aprender a decir adiós”

 

Contenido de la charla

Teresa Viejo nos recordó ayer lo difícil que se nos presenta la vida cuando tenemos que despegarnos de algo en el que hemos puesto la ilusión, el corazón, y el profundo apego.

Darse permiso es un camino que te invita a soltar, a dejar los miedos a un lado y a refugiarte en tu interior para ver que, lo que de verdad importa, no se va nunca, nunca.

Desapegarnos, aprender el lenguaje difícil del adiós, sentirnos vulnerables y darnos permiso para rompernos es el camino difícil, pero precioso, que nos llevará a la ligereza y serenidad necesarias para poder vivir, y poder ver más allá.

Para eso Teresa, nos dejó unos CÓMOS de experiencia, que nos llegaron como regalos del cielo:

1.- Date permiso para poder jugar. Olvídate de tanto juicio que te aprisiona, y relaja, ríete y empieza a jugar, verás como la vida fluye.

2.- Busca el peor de los miedos y sumérgete en él. Sin duda lo peor que te puede pasar es perderte a ti mismo, y no encontrarte. Y la paradoja es justamente que la única manera de no perderte es buscar muy adentro.

3.- No pasa nada si se van yendo las relaciones de tu vida. Los trabajos se van, los novios se van, los amigos se van… y no pasa nada. Se trata de saber colgarlos en el hilo de tu vida, y darles las gracias por haber formado parte de ella.

4.- Olvídate de lo que dicen los demás. Siempre van a tener un juicio que no corresponde con lo que es tu esencia.

5.- Acepta lo que eres y atrévete a serlo.

6.- Agradece el elogio, y elogia tú.

7.- Pon atención a lo femenino que hay en ti. Pasión, compasión, empatía y mucha con-pasión en todo, es la manera de descubrirlo.

8.- Oír no es escuchar, ver no es mirar, y contestar no es responder.

9.- Investiga sobre tus puntos oscuros. Pregunta a los demás. Esta noche, o como muy tarde mañana. No lo retrases.

10.- Tu bandera tu misión. A veces hay que poner tu misión por encima incluso del propio sentido común.

11.- Haz cosas extraordinarias. Olvídate de buscar cosas nuevas, simplemente haz lo mejor que puedas lo que tienes entre manos. Ese es el secreto.

12.- Fuera dispersión. Si estás atento, decides. Si estás disperso, el mundo decide por ti.

Y por último, no te des tanta importancia. Cambia el foco de atención hacia el corazón.  Siempre te responde.

No eres lo que haces, eres lo que sientes.

Y esos sentimientos que provocas en los demás es la sangre que mueve el mundo.

 

FOTOS DE LA CHARLA: