CÓMO estar al día de los próximos cómos

CÓMO construir un mundo mejor

Meirav Kampeas-Riess / 180 asistentes
Meirav Kampeas-Riess

 

“Cuando nuestros valores coinciden con la forma en la que vivimos, nos sentimos felices”

 

Contenido de la charla

Nuestra querida Meirav, nos ayudó mediante su historia a tocar fondo.

Su abuela había sufrido una infancia robada en un campo de concentración. Y fue justo ese sufrimiento, convertido en valor lo que supo trasladar a sus hijos, y todavía a sus nietos, como es el caso de Meirav.

Vivimos en un mundo para nosotros mismos. Nos dicen que hay que buscar allá adentro, lo que no vemos afuera. Pero nadie nos cuenta que vivimos o mal-vivimos con los demás. Que de lo que se trata es de buscar allá adentro, sí. Pero poder llevarlo al trato humano, de piel, de cada día. En cada trabajo, en cada familia, en cada relación….

¿Qué valores les estamos dejando a nuestros hijos para que puedan construir un mundo mejor?

Aquí os dejamos un puñado de valores que nos trasladó Meirav, a través de una de las historias más bonitas y conmovedoras que hemos oído nunca.

1.- Hazte fuerte. Las penas y retos que nos proponen la vida nos sirven para hacernos más fuertes, no más vulnerables.

2.- Di siempre la verdad. Es lo único que te garantiza la libertad.

3.- Recolecta todos los olores, los sabores, las canciones que te llevan a la felicidad de la niñez. Nunca sabes cuándo vas a volverlos a necesitar. Serán tu herramienta de anclaje.

4.- Haz familia. Aunque sea con tu perro. Vive los momentos en los que estáis juntos. No volverán, y son ellos los que te hacen mejor persona.

5.- No te quejes. Opta por ser el optimista del grupo. Esto se contagia.

6.- Cuida de los demás. Como si solo te tuvieran a ti. Es la mejor manera de quererlos.

7.-Celebra, celebra y celebra. No sabes qué va a pasar el instante siguiente.

8.- No tengas miedo. No estás solo. Todo lo aprendido, tus valores, los de tus padres, siempre van contigo.

La vida, nos contó Meirav, nos pone en el camino muchas experiencias. Una parte de ellas son agradables y hermosas, otras duras y dolorosas. Lo importante es saber crecer y desarrollarse a partir de todas ellas.

Se trata de vivirlas. Y solo con el paso de los años, podremos entender algo, de cada una, del sabor que nos dejó y de la enseñanza que nos regaló.

 

 

FOTOS DE LA CHARLA: