CÓMO estar al día de los próximos cómos

CÓMO aprender viajando

Daniel Losada / 180 asistentes
Daniel Losada

 

“Por la noche me acostaba con un cuaderno de notas, para apuntar lo que había visto..”

 

Contenido de la charla

“Viajar te invita a hacerte preguntas, más que a contestarlas”

 Esto nos dijo nuestro ponente Daniel Losada. Un apasionado del ser humano, buscador de costumbres distintas, y de países distintos a los que visitar.

Cuando estás ciego, y te imaginas, solo sueñas, pero no puedes decidir qué hacer. Dani empezó a viajar, y a ver. Entonces decidió cual iba a ser su futuro. Empezó a ver realidades distintas, y a coleccionar verdades distintas.

Buscó miradas, experiencias, anhelos, costumbres, y se encontró con sonrisas, penas, cuentos, quehaceres, y campos de vidas aún sin explorar.

Creó Trip-Drop, de una manera totalmente altruista. Una web de intercambio de necesidades, sin ánimo de lucro. Unos piden o demandas su necesidad, y otros viajan y viven una nueva experiencia.

Así pudo vivir la entrega de cabras en un poblado de Africa, o la entrega de máquinas de escribir braille para un colegio de niños ciegos. A cambio… viajeros sedientos de aventura, y de ganas de ayudar a un mundo desconocido y apasionante a la vez.

Yo creo que Dani, ha sabido hacer el mayor trueque de su vida. Ha aprendido a cambiar miedo por aventura. Esa es la gran lección que nos llevamos en el CÓMO.

Terminó la charla regalándonos una de sus formidables fotografías de un espigón al borde del mar. Allí había dos niños. Uno desnudo saltando con una graciosa pirueta al agua. El otro, vestido mirando a su amigo e inmóvil.

Así, nos explicó, hay dos actitudes ante el miedo. Una, la del niño saltando al mar, que se mueve por las ganas, por la ilusión, y por la pasión. El otro, la del amigo que se queda inmóvil mirando.  Este último está secuestrado por el miedo, que le deja paralizado.

Podemos ver esta imagen en nuestro interior todos los días, y reflexionar. Vivir con mayúsculas, y hacer una pirueta en el aire, para caer al agua del mar… o mirar con envidia y con miedo cómo nos quedamos…tan solo mirando.

Dani lo dejó todo, y nos enseñó a seguir aprendiendo cada día de sus viajes, de sus problemas, de sus sueños, y de su inseparable cámara de fotos, que le ha dejado ver, todo aquello por lo que volver a reinventarse cada día.

 

 

FOTOS DE LA CHARLA: